Make your own free website on Tripod.com

Pretextos

Acorde al ritmo
Pretextos
Prólogo
El gato
Mi primer amor
Amor eterno
El de la suerte
Oración
Para toda la vida
Un milagro
Tortura
Diez minutos sin ella
Uno de tantos
Pienso en ti
Te extraño
Olvidar a Gloria
Por siempre jamás
Terca necedad
La huida
Sólo imaginaba
Preguntas tontas
Dos o tres heridas
La manifestación
La creación
Mil millas
Catarsis
Pretextos
Segundo lugar
De memoria y olvido
Entre príncipes
A veces pienso en ti
No vale la pena
Historia de fantasmas
Acorde al ritmo
Epitafio
¿Quién soy?
Identidad

Pretextos, de José Galván Rivas

Anterior

Siguiente

Ir a Voces de Nicolás Romero

                      ACORDE AL RITMO

Las luces de colores se prenden y apagan a intervalos regulares, al tiempo que un reflector manda su haz lumínico en todas direcciones a velocidad de vértigo. Durante algunas fracciones de segundo intenta reinar la obscuridad, pero de inmediato se troca por una iluminación roja, verde o azul, alternándose unas con otras. El movimiento, entonces, aparenta ser discontinuo, desincronizado. La realidad se transforma, todo es del color que impera en una milésima de segundo dada, no obstante, el cambio es continuo, un color de luz entra para ocupar el lugar de otro.

            Al tener como marco de la realidad un sorprendente juego de colores, nuestros puntos de referencia para ubicarnos en el mundo se transforman. La distancia y el tiempo se metamorfosean. Todo aquello que no sea aquí y ahora pierde sentido.

            Simplemente existimos. Nos dejamos llevar por el ritmo o, mejor aún, lo inventamos. Los movimientos son rápidos, para demostrar nuestra agilidad y pericia; sin embargo, lo que deseamos no es competir, tan sólo se busca hacer lo mejor posible.

            Los pies apenas si tocan el suelo, realizan movimientos impensables, inefables, inescrutables; inventan secuencias, rememoran posiciones, anticipan imágenes; van de adelante para atrás, derecha izquierda, arriba abajo. En cualquier momento podremos salir volando.

            Y tú, diáfana, perfecta, íntegra, acorde al ritmo de la música, bailas tan sólo para mí.

Anterior

Siguiente

Ir a Voces de Nicolás Romero

 
Pretextos de José Galván Rivas
(C) 1999, José Galván Rivas
Nicolás Romero, Estado de México