Make your own free website on Tripod.com

Pretextos

Identidad
Pretextos
Prólogo
El gato
Mi primer amor
Amor eterno
El de la suerte
Oración
Para toda la vida
Un milagro
Tortura
Diez minutos sin ella
Uno de tantos
Pienso en ti
Te extraño
Olvidar a Gloria
Por siempre jamás
Terca necedad
La huida
Sólo imaginaba
Preguntas tontas
Dos o tres heridas
La manifestación
La creación
Mil millas
Catarsis
Pretextos
Segundo lugar
De memoria y olvido
Entre príncipes
A veces pienso en ti
No vale la pena
Historia de fantasmas
Acorde al ritmo
Epitafio
¿Quién soy?
Identidad

Pretextos, de José Galván Rivas

Anterior

Inicio

Ir a Voces de Nicolás Romero

IDENTIDAD

 

¿Y dónde queda Nicolás Romero? Después de Atizapán, antes de llegar a Villa del Carbón. No pos sí. ¿Y allí qué hay? ¿Qué hacen?

            Es extraño. Algunos lugares sirven como referencia, otros no. Será que no se lo merecen o que no lo han ganado.

            Antes, siquiera preguntaban: ¿la tierra de Fidel Velázquez? Ahora ni eso, desde que murió el viejo, Nicolás Romero perdió parte de su interés y gracia.

            ¿Y por qué ese nombre? Nomás. Es un nombre como cualquier otro. Suena mejor que “Monte Bajo” y es más fácil de pronunciar que “Azcapotzaltongo”. Alguno de estos sería su nombre si no hubieran querido homenajear a Nicolás Romero en 1898.

            Nicolás Romero fue un guerrillero que nació en otro municipio, el cual ni siquiera se encuentra en el estado de México. A mediados del siglo pasado, trabajó en fábricas textiles, la última de ellas en este municipio. De aquí salió huyendo por un pleito en el que creyó matar a una persona; robó un caballo y acabó alistado a las fuerzas armadas de Aureliano Rivera, quien era jefe de guerrilla en el Ajusco.

            Durante la Intervención francesa cobró fama, como héroe patrio según unos, como bandolero según otros. Finalmente lo capturaron y fusilaron los que opinaban que era un vulgar criminal, pero como a la larga triunfaron los que lo consideraban héroe, es así como se le recuerda.

            El fusilamiento del personaje histórico Nicolás Romero estuvo mal planeado. Falta de visión, sobre todo. Debieron prever que siete décadas después se expropiaría la industria petrolera y que cualquier otro acontecimiento ocurrido el 18 de marzo tendría poco interés ante la magnitud del acto realizado por Lázaro Cárdenas. Y como no se le ocurrió a nadie, ahora ni quien recuerde a Nicolás Romero en la fecha de su muerte, pues todos estamos preocupados por la ceremonia de la expropiación petrolera.

            Está muy lejos, suele decir cualquiera que no viva en Nicolás Romero, y recomienda un cambio de domicilio. ¿Qué haces allí? No hay nada, es un pueblo grande y feo. No te conviene.

            Pero si a nadie le conviene, qué hacen cerca de medio millón de personas en esta aglomeración urbana, tan lejos de todo, tan cerca de nada.

            No les quedó de otra. Donde había trabajo no sobraba espacio para que alguien más llegara a vivir. Por eso se ha ido poblando desde sus orillas cercanas a la ciudad de México y, conforme se satura una zona, la población avanza un poco más allá. De seguir así, algún día rebasarán a Nicolás Romero para alcanzar a Isidro Fabela o Villa del Carbón.

            Los habitantes, en su gran mayoría, tienen apenas unos pocos años de vivir en el municipio de Nicolás Romero. A finales de la década de los 60 empieza la explosión demográfica que en unos 30 años multiplicó por diez a la población.

            La mayoría de los abuelos y padres de familia provienen de cualquier otro lugar del país, con sus propias tradiciones, cultura e identidad. Y continúan siendo, según sus palabras, de Oaxaca, de San Luis Potosí o de Zacatecas, por decir cualquier lugar, y esperan algún día volver a su pueblo.

            Cómo, entonces, se puede ser de Nicolás Romero. La mayoría carece de historia, porque llegó a vivir en colonias recién creadas. Los padres y abuelos hablan de otros lugares, de otras tradiciones que se revuelven con las de otros que tampoco son de aquí.

            Alguna vez, sin embargo, es posible encontrar una familia que durante varias generaciones ha vivido en Nicolás Romero. Quieren más al municipio porque lo conocen mejor. Pero no todos. Unos se quedaron en el pasado y ahora todo les parece mal. Otros quisieran un futuro diferente y todo les parece mal.

            Algo debe unir a la gente que vive aquí. El territorio, los problemas y necesidades comunes, el origen diverso. Porque hasta los originarios se sienten extranjeros, no importa cuántas generaciones tengan en Nicolás Romero.

            Y cómo no. Uno puede cruzar el municipio de cabo a rabo sin encontrar señalamientos que nos digan dónde estamos. Ni una bienvenida al entrar, mucho menos un “Buen Viaje” o “Vuelva Pronto” a la salida.

             ¿Valdrá la pena investigar la historia? A quién le sirve saber que en la calle principal de la cabecera municipal había una panadería, una tienda de sombreros y dos o tres médicos, a principios de siglo.

            Lo importante es saber, aún a riesgo de equivocarse. Sí, pero hay acontecimientos que no le interesan mas que a los directamente involucrados, y que sirven sólo para que uno pueda decir que es experto en un municipio llamado Nicolás Romero, aunque no hagamos nada por conocer el presente.

            Hubo un Nicolás Romero, hace más de treinta años, del que muy poca gente se interesa, un Nicolás Romero que ya no es. De treinta años para acá el municipio es nuevo. De cada diez personas, al menos ocho llegaron a habitarlo en ese periodo, sin conocerlo, sin quererlo siquiera, y esperando algún día regresar al pueblo del que habían salido.

            ¿Qué tan importante es conocer la fecha exacta en que el ferrocarril de Monte Alto inició sus recorridos? Un dato que los supuestos expertos utilizan para decir que saben más que otros. Pero será más importante esa fecha o el desarrollo económico que trajo el ferrocarril. Añoraremos el aspecto pintoresco que daba al municipio contar con un ferrocarril, recordaremos que fulanito era su conductor, que uno viajaba en sus vagones imaginando la barbacoa que podría comer en la Villa Nicolás Romero, que todo esto sucedía en el municipio cuando la mayoría de los padres y abuelos de los actuales habitantes ni siquiera sabía de la existencia de Nicolás Romero.

            Mejor conocer la vida cotidiana actual. Saber que la gente viaja en camiones y microbuses, pero que no los añorará si alguna vez hay un mejor transporte. Saber que los nuevos habitantes buscan cómo identificarse con su presente, cómo quererlo.

            Sí, se puede ser de un municipio como Nicolás Romero, haber nacido en él, y no quererlo. No quererlo porque todo lo importante que hacemos esté afuera: el trabajo, la escuela, las diversiones.

            Pero todo lo importante puede estar aquí. Basta con esforzarse para lograrlo. Es suficiente quererlo un poco.

Anterior

Inicio

Ir a Voces de Nicolás Romero

 
Pretextos de José Galván Rivas
(C) 1999, José Galván Rivas
Nicolás Romero, Estado de México